Existe una gran confusión conceptual en relación al término “cultura”. No se ha proporcionado una definición unánimemente aceptada, no existen consensos sobre los indicadores de la misma y escasos trabajos se han emprendido para analizar la relación entre la cultura de seguridad y los resultados organizacionales.

Cuando se habla de la cultura de la prevención, no se trata de crear una nueva cultura. Es educar para crear una nueva cultura. Es educar para crear conciencia, adoptar nuevas conductas y una actitud responsable y de respeto por la protección de las vidas, el entorno, por las futuras generaciones; cultura de la prevención implica, una actitud colectiva que solo puede construirse mediante un largo proceso social, donde cada ser humano, como ciudadano común y/o como parte de los sistemas estructurales que componen la sociedad, sea capaz de cambiar situaciones amenazantes que coadyuvan con la dinámica social en los procesos de desarrollo y de ser coherentes  en las decisiones y en la práctica  de sus acciones.

Así pues podemos decir que cultura preventiva es: el conjunto de actitudes y creencias positivas, compartidas por todos los miembros de una empresa sobre salud, riesgos, accidentes, enfermedades y medidas preventivas.  También podemos definirla como  la actitud proactiva, de todos y todas los integrantes de las familias, escuelas, empresas y comunidades, para emprender acciones de prevención, independientemente de que exista o no un desastre inminente. Cultura de la prevención: la del compromiso por la seguridad, la promoción de la salud y el control total de pérdidas.

La cultura de la prevención de riesgos se fundamenta en el compromiso y la participación. Ciertamente, puede resultar extraño hablar de cultura de la prevención como una novedad. Hace ya más de diez años que existe en nuestro país un marco legal que presenta la cultura de la prevención como el eje, el objetivo y el medio fundamental para conseguir una mejora efectiva de las condiciones de vida y de trabajo de la población laboralmente activa.

Existen diferentes enfoques para abordar la prevención y cada uno de ellos puede resultar útil de algún modo. Una condición de éxito, necesaria pero no suficiente, es la participación de todos los trabajadores y trabajadoras. Pero esta participación tiene que ir acompañada del compromiso visible de todos los agentes implicados hacia esa cultura de la prevención, ese nuevo enfoque en el que se busca la excelencia en la calidad de vida laboral. En definitiva, la prevención debe integrarse en el día a día de la actividad, escolar y laboral, como un auténtico “estilo de vida” y no como una imposición. La nueva cultura de la prevención es algo que ya existe realmente en nuestro entorno y que se está implantando, aunque de forma no tan rápida como pudiéramos desear.

Así pues, múltiples sectores están mostrando un interés creciente por la cultura de seguridad como un medio para reducir la siniestralidad laboral y mejorar la competitividad de la empresa.

“Como el riesgo es inherente a la vida, la cultura de prevención debería ser inherente a todas las sociedades humanas”

Fuente: www.arlsura.com


La palabra Seguridad, tan necesaria para el buen desarrollo personal y social, deriva del latín securitas referida a la confianza en algo o en alguien.

Sin seguridad no hay desarrollo

Lo vemos a diario desde el simple robo de una billetera o un celular que afectan a la economía de las personas hasta la tragedia de una sociedad a causa de un desastre natural como el fenómeno del Niño Costero que afecto y sigue afectando la economía del Perú, tal y como lo detalla el  Extitular del Ministerio de Economía y Finanzas (MEF), Alfredo Thorne.

El titular del Ministerio de Economía y Finanzas (MEF), Alfredo Thorne, se mostró ayer pesimista sobre el crecimiento del primer trimestre, y anunció que el PBI de este primer tramo del año sería de 2% debido al impacto de El Niño costero en el país. En esta línea, advirtió que la menor tasa de crecimiento se verá en marzo, mes en el que las lluvias afectaron en mayor medida al país. No obstante, el ministro Thorne estima que se tendrá un efecto de V, dado que la desaceleración se vería compensada por el impulso económico que se generará con la reconstrucción a partir del segundo semestre del año. “Como Gobierno tenemos el gran reto de levantarnos del desastre provocado por El Niño costero. “Villalobos, M. (5 de abril del 2017). Panorama Económico y Fiscal después del Niño Costero. El Comercio. Recuperado de  http://elcomercio.pe/

La Responsabilidad es de todos

Y para tal efecto, queremos recalcar que se hubiese disminuido en un gran porcentaje los efectos de este desastre, si es que se tomaban las medidas necesarias de prevención. La responsabilidad es de todos; desde los vecinos que sin medir consecuencia alguna construyen sus casas e inclusive sus hoteles en la rivera de los ríos, hasta las autoridades que no hacen nada al respecto o peor aún que el presupuesto millonario destinado a la prevención  del fenómeno, haya sido gastado en obras intrascendentes o haya ido a parar a los bolsillos de algunos corruptos de nuestra sociedad.

 Seamos más conscientes con nuestra seguridad

Sin seguridad, habrá desconfianza; deberíamos ser más responsables con nuestros actos, denunciemos cualquier acto de corrupción, especialmente si se trata de Obras de gran envergadura, estas deben de ser ejecutadas teniendo en consideración las recomendaciones de los especialistas  y las Normas Internacionales de Construcción, para no tener Otros puentes Solidarios caídos o rajaduras en sus estructuras incluso antes de ser Inauguradas.

Ser conscientes que para enfrentar cualquier situación; debemos de prevenir las cosas, para luego no lamentar, planifiquemos nuestros días especialmente si vamos hacer movimientos de dinero

Pensemos en la seguridad de uno mismo; en las calles, en nuestros centros de trabajo cumpliendo las recomendaciones de Prevención,  cualquier accidente que nos pase, afectara a la economía de nuestra familia.

Participemos con seriedad y activamente de los simulacros de Sismo, denunciemos cualquier acto de corrupción que podamos ver, en nuestro trabajo especialmente si son entidades del estado, porque ese dinero es de todos los peruanos.

Por ultimo queremos recordarle que: “Con seguridad…. Todo es posible”

 


Últimamente se han visto varios accidentes de trabajo aunque las ejecuciones vayan de la mano con la seguridad en todos los procesos, el nivel de prevención en ejecución requiere una planificación referente a riesgos que son puntos básicos y críticos involucrando a todos con el único fin de que exista bienestar empresarial, no hay empresa que esté libre de una emergencia porque el riesgo está latente, aunque no se vea siempre estará presente, sólo hace falta prevenir que equivale a disminuir accidentes.

La prevención no entiende idiomas, hay que capacitar a los actores de todos los procesos; incluyendo desde el jardinero hasta los ejecutivos, con la finalidad de que todos conozcan los riegos y así ayudarse mutuamente.

Esto hace que el clima laboral sea más cordial aumentando la calidad del recurso humano, cuyos resultados se reflejarán en el rendimiento productivo, enfrentando la competitividad comercial.

La prevención es la aplicación de normas y procedimientos universales, porque la vida nos pone frente a situaciones de stress debido a la forma acelerada de hacer las cosas, en donde el porcentaje de trabajo bajo presión sube cada día para dar cumplimiento a exigencias de mercado.

Ahora bien, que tal si el personal a intervenir en maquinarias no ha descansado lo suficiente y lo que es peor, alguien del grupo tenga un problema de salud y más grave aún; las herramientas o equipos de protección defectuosos?. Esto hace que aumente en un 35% los riegos del trabajo según la Organización Mundial de la Salud.

Hay casos en donde se da lo siguiente: Trabajadores renuentes a usar equipos de protección, poniendo en duda la cultura de seguridad y de higiene laboral por no aplicar los procedimientos habidos y por haber.

La responsabilidad es de quienes aplican la ejecución de normas. No obstante, los membretes de seguridad en alto relieve siempre están a la vista en oficinas para cumplir con determinados ministerios y vaya a ver qué funciones están haciendo quienes integran estos departamentos. Según estudios de instituciones inherentes al tema, el 75 por ciento de empleados de cualquier empresa no sabe usar un extintor, peor el conocimiento del componente químico.

La seguridad e higiene laboral es todo un proceso así por ejemplo:

Supervisor jefe, Personal en condiciones físicas aceptables, Puntualidad, Coordinación, Orden de trabajo con detalle y tiempo del proceso, Consignación, Herramientas, Delimitación de área, Mapa de riesgos, Fichas de procedimientos, Entrega del equipo, Inicio, Recepción de trabajos, Levantamiento de los sistemas de seguridad.

Si se aplican estos procesos se estaría formando una cadena de prevención entre compañeros de trabajo, lo cual debe estar dentro de un lema: Cuidarse mutuamente haciendo que todos seamos participativos.

Fuente:
www.eldiario.com.ec